CulturaTendencias

RECORDAMOS A LA GRAN MARGOT LOYOLA: HOY CUMPLIRÍA 104 AÑOS

En este mes de la patria es imposible no tener en mente a una de las cantautoras folclóricas más destacadas a nivel nacional, y es que justamente en septiembre fue el mes en el que nació esta gran artista.

Ana Margot Loyola Palacios, nacida en Linares un 15 de septiembre de 1918, fue una destacada folclorista, compositora, guitarrista, pianista, recopiladora e investigadora del folclore chileno. 

Junto con Violeta Parra y Gabriela Pizarro, es considerada una de las tres investigadoras esenciales del folclore de Chile, y para sus investigaciones, aplicó en terreno un método del más puro estilo antropológico y etnográfico, culminando con la escenificación de una estética. 

Hija de Recaredo Loyola, comerciante y bombero, y de Ana María Palacios, hija de farmacéutico, Margot Loyola Margot Loyola realizó estudios de piano en el Conservatorio Nacional de Música de Chile, con Cristina Ventura, Rosita Renard y Elisa Gayán,​ y estudios de canto con Blanca Hauser. Junto con su hermana Estela, formó su primer grupo musical, Las Hermanas Loyola, que se hizo conocido en los años 1940.​ De sus cursos dictados en la Universidad de Chile, surgieron los ballets folclóricos Loncurahue y Pucará, y el grupo Millaray.​ Posteriormente, de allí también surgieron el Ballet Folclórico Nacional Aucaman (1965), antecesor del Bafona, y el conjunto folclórico Cuncumén.3

Entre sus variadas investigaciones, se destaca su estudio en 1952 de la resbalosa y la marinera en Perú para establecer comparaciones con la refalosa y la cueca chilena. Entonces, trabajó con Porfirio Vásquez, el patriarca de la música negra. También estudió la cultura indígena de Perú con José María Arguedas. En Argentina estudió con el musicólogo Carlos Vega, quien se convirtió en su gran maestro en el terreno de la investigación y con el cual llegaron a ser cercanos colaboradores. En Uruguay estudió con Lauro Ayestarán. En 1952, Margot Loyola comenzó sus estudios sobre las danzas ceremoniales del norte chileno, con Rogelia Pérez, fundadora del baile Las Cuyacas. También trabajó con Los Morenos de Cavancha de Iquique.

Desde 1972 se desempeñó como maestra de las cátedras de folclor y etnomúsica en el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), misma casa de estudios que en 1998 la nombró profesora emérita y que en 2006 la invistió con el grado de doctora honoris causa. En su Fondo de Investigación y Documentación de Música Tradicional Chilena Margot Loyola Palacios, la PUCV alberga material de investigación, documentación y difusión de música chilena, principalmente, de tradición oral; gran parte de ello, recopilado por la propia Margot Loyola.​ En 1972 fue designada académica de la Universidad de Chile.

RECONOCIMIENTOS

En 1990 recibió el premio APES, otorgado por la Asociación de Periodistas de Espectáculos de Chile como la mejor intérprete en el género folclórico. A fines de 1993, se le entregó la distinción «figura fundamental de la música chilena» de parte de la SCD. En 1994 fue galardonada con el Premio Nacional de Artes Musicales,​ siendo la primera folclorista en Chile que obtuvo dicho reconocimiento. En 1996 recibió la Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, en el grado de Gran Oficial, siendo el reconocimiento más alto que se otorga a personalidades nacionales y extranjeras de gran jerarquía intelectual que han prestado servicios eminentes a la Educación o a la Cultura y cuya labor docente o artística es de indiscutible reconocimiento público. En 1997 recibió la medalla “Cruz de Bullaca al Gran Comendador”, otorgada por el gobierno de la República de Colombia, en reconocimiento a su incansable preocupación por el folclore latinoamericano.

En 2001 fue galardonada con el Premio a lo chileno, reconocimiento instituido por la empresa IANSA; el Premio Chiloé de Extensión Cultural 2005, y recibió la distinción Pablo Neruda otorgada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en diciembre de 2005. En el año 2006 fue investida con el grado de Doctora Honoris Causa por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. En junio de 2010, la Universidad Arturo Prat de Iquique le otorgó el título honorífico de doctora honoris causa en reconocimiento a la labor pionera que desplegara más de medio siglo antes en la investigación y difusión de las culturas pampina y andina de la zona. Asimismo, a lo largo de su vida fue nombrada Hija Ilustre de muchas ciudades de Chile, entre ellas, Valparaíso y su natal Linares. Tras su muerte, ocurrida el 3 de agosto de 2015, el gobierno de Chile decretó dos días de duelo oficial.

Artículos relacionados

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Back to top button